18 oct. 2012

Casa de Trillo mira al Camino de Santiago

"Es ésta tierra pequeña de caminos muy arenosos y situada en una colina hacia el sur, rodeada por tres partes por las aguas del mar océano que forma un para nada pequeño puerto a oriente. Los lugareños son pobres y sólo se ocupan de pesca y las mujeres de hacer encajes que luego venden en otros pueblos. El lugar se llama comúnmente Nuestra Señora de la Barca por estar su imagen en una pequeña y antiqúisima iglesia poco distante de las orillas del mar de poniente...".
Así describe Muxía el peregrino italiano  Gian Lorenzo Buonafede Vanti, quien concluyó su peregrinación en la villa de la Barca en el siglo XVIII, concretamente en el año 1717. Siendo conscientes de que Muxía ha estado presente desde antaño en el mundo y las tradiciones jacobeas, en Casa de Trillo hemos mirado siempre con cariño al Camino desde que nuestras puertas se abrieron a los visitantes, hace ya nueve años.
Mucho antes de emprender esteproyecto, cuando la Asociación Galega de Amigos del Camino de Santiago (AGACS) daba sus primeros pasos, nos hicimos socios de la misma, continuando hasta el día de hoy. Participamos muy activamente en la reividicación del Camino de Fisterra-Muxía, con varias peregrinaciones anuales.
Estando en nuestro ánimo el vincular la Ruta Jacobea al turismo rural, hemos sido unos de los fundadores del Bono Iacobus, proyecto piloto en el Camino de Santiago a Fisterra y Muxía, y que luego se extendió las otras sendas jacobeas de todo Galicia.
Los peregrinos son para nosotros siempre huéspedes especiales, siendo recogidos y llevados al Camino. Sus agradecmientos pueden verse en neustros libros de viajeros. Anualmente celebramos los "Encontros na Casa de Trillo", siendo destinado ya más de uno al Camino y a las peregrinaciones.
Buen Camino a todos. Ultreia!!!

                                       La concha del peregrino, ya a la entrada de Casa de Trillo


                                       Foto que nos regaló nuestro buen amigo Enrique Fontenla


                                       Marcelino Lobato, conocido peregrino de Logroño, en nuestra casa


                                       La lámpara que preside las escaleras semeja un Botafumeiro


                                       Bordones que dejan algunos peregrinos


                                       Caliz medieval que nos regaló un caminante


                                        Detalles que con cariño los peregrinos


                                        Otro detalle


                                       Recuerdo de un peregrino en el año 2006


                                       Una calabaza dedicada, en el salón de usos múltiples


                                       Biblioteca jacobea

No hay comentarios: