19 jun. 2010

Recuerdo a Saramago, Nobel de las Letras


Acaba de dejarnos uno de los grandes de las LETRAS, el Premio Nobel José Saramago, la voz de la conciencia colectiva. Portugal y España lloran a esta pluma de oro, después de que una leucemia lo llevase de este mundo para siempre, cuando contaba con 87 años. La capilla ardiente quedó instalada en la biblioteca de la Fundación que lleva su nombre, en Trías, y su cuerpo será incinerado mañana en el cementerio de Lisboa. Una anécdota: la cabeza del escritor reposa sobre un paño bordado por un argentino gran amante y lector de sus obras. Vaya nuestro recuerdo desde Casa de Trillo para el autor de Ensayo sobre la ceguera. Su obra no morirá nunca. Descanse en paz.