1 sept. 2012

Vive la magia de las Piedras Sagradas de Muxía

Muxía se prepara estos días para vivir el próximo fin de semana sus tradicionales fiestas de la Barca, la romería más popular de Galicia, no en vano declarada de Interés Turístico. Durante cuatro días -del 7 al 10 de septiembre- el pueblo se transformará por completo, viéndose tomado por los romeiros.
Además de la devoción por Nuestra Señora de la Barca, detrás de todo ello está también el culto a las Piedras Sagradas, para el que historiador, crítico de arte y buen amigo Antón Castro utiliza el término hierofanía, la manifestación del espíritu divino en el entorno cósmico. Dice la tradición que, cuando el Apóstol Santiago, enviado por Jesús para predicar su doctrina hata los confines de la tierra, una buena tarde se le aparece la Virgen en una barca de piedra remada por ángeles, que arriba en las inmediaciones del actual santuario. Nuestra Señora le dice al hijo de  Zebedeo que regrese  a Palestina, que su misión está cumplida. Hace caso a las indicaciones y a su paso por Zaragoza, ve de nuevo la imagen encima de una columna -la Virgen del Pilar-. Ya de regreso en Jerusalén, Herodes Agripa lo hace decapitar hacia el año 44.
Abrazados día y noche por el espusomo oleaje del Atlántico, los restos de la barca pétrea continúan en el lugar: Pedra de Abalar (la nave), Pedra dos Cadrís (la vela) y Pedra do Timón (el timón). La de Abalar es, sin duda, la piedra sagrada más conocida de Galicia. La cristianización de las referidas rocas debió ser llevada a cabo pasado el siglo VI. Aquí jugaron un papel importante la insistencia ortodoxa de San Martiño Dumiense y San Frustuoso. Es en el siglo VII cuando la comarca se ve como diluida entre la densidad de monasterios, que intentan convertir a los adoradores de piedras. De hecho, el nombre de Muxía, deriva de Mugía, Mongía (los monjes de moraime dieron nombre al territorio). Precisamente, fue en el Medievo cuando los destinos del pueblo se ven ligados al priorato de Moraime.
En el sigo XVII, el cardenal Jerónimo de Hoyo visita Muxía. Pero el santuario de la Barca cobra el mayor esplendor a finales del siglo XVII y en el XVIII., con las donaciones del los condes de Maceda y Frigiliana, aristócratas.
Imágenes de las piedras sagradas de Muxía en la mañana de hoy:


                                       Pedra de Abalar


                                       Pedra dos Cadrís


                                       Pedra do Timón





No hay comentarios: