12 abr. 2012

Recorriendo los Faros del Fin del Mundo

Desde este blog de Casa de Trillo, ubicada en el corazón de Costa da Morte, os queremos invitar a recorrer la Ruta de los Faros de Costa da Morte.
Como nuestra visión de Costa da Morte es siempre amplia, os proponemos un recorrido que daría comienzo en las islas Sisargas (Malpica), para concluir en el faro de Lariño. La primera etapa atravesaría tierras de Carballo, dolmen de Pedra da Arca, Malpica, ermita de San Adrián...




La siguiente señal marítima sería la de Punta Nariga, moderna pero a la vez singular, obra del arquitecto César Portela. En este tramo, se pasa por Buño (tierra de alfareros por excelencia), Torres de Mens y Barizo. El faro de Punta Roncudo es el siguiente. Un lugar muy especial, famoso por sus percebes. Precisamente, las cruces en el borde del litoral recuerdan a los percebeiros fallecidos. Para llegar allí, se deja atrás a Riobóo, Torre da Penela, Ponteceso (villa natal de Eduardo Pondal) y Corme.
 Proseguimos, buscando el faro de Laxe, pasando para ello por las Torres do Allo, los batáns do Mosquetín, dolmen de Dombate, castro celta de Borneiro, Pazo de Soesto... Continuamos la marcha rumbo al castillo de Vimianzo, Pazo de Trasariz, Torres de Cereixo, Pazo de Dor, capilla de la Virxe do Monte, para alcanzar el faro Vilán (Villano en castellano, que engañaba a los barcos), lugar emblemático y de gran belleza, con toda la zona de Reira (Cementerio de los Ingleses). Visualmente, en frente tenemos el faro da Barca, de Muxía. Pero para llegar a él, por tierra, podemos hacerlo por Berdoias, donde se encuentra la Casota dos Mouros, monasterio cisterciense y gigantesco hórreo de San Martiño de Ozón, monasterio benedictino de Moraime y, como no, el santuario de Nuestra Señora de la Barca, donde la Virgen se le apareció al Apóstol Santiago en una barca de piedra. El siguiente faro es el del mítico Cabo Touriñán, el más occidental de la España peninsular, y por donde se pierde el último rayo de sol de la Europa continental. Algún estudioso sitúa aquí las Aras Sestianas. Muy cerca, la salvaje playa de Nemiña, muy apreciada por los surfistas.



Continuando la marcha, seguimos hacia el valle de Duio, pasando por la playa de O Rostro, Cabo da Nave y Fisterra, con su también mítico faro. Antes hay que dejar atrás la iglesia de Santa María das Areas, con su Santo Cristo da Barba Dourada.


Los siguientes son los faros de Cee y las islas Lobeiras. Cerca está la villa histórica de Corcubión y el castillo del Cardenal. Nuestra ruta la daremos por finalizada en el faro de Lariño. Para llegar a él pasamos por singulares espacios geográficos, como la cascada de la desembocadura del río Xallas, en O Ézaro; el monte Pindo, y los sonados hórreos de Carnota y Lira.
Esperamos que os haya gustado este recorrido por las luces del fin del mundo.
¡Qué lo disfruteis!

No hay comentarios: