17 ene. 2010

Jornadas sobre Muxía en el Camino de Santiago

Desde Casa de Trillo hemos quedado muy satisfechos con el desarrollo de las Jornadas Muxía en el Camino de Santiago, en las que reconocidos expertos, casi todos de Costa da Morte, han hablado de la historia y del futuro de la Prologación Jacobea.
Desde la Asociación Muxía Natural agradecemos a los ponentes, a los artesanos, al Concello de Muxía y a la Asociación Galega de Amigos do Camiño de Santiago toda la colaboración recibida para conseguir el éxito en esta actividad.
Tuvimos la suerte de escuchar a personas que derraman un gran afecto por esta tierra y por su desarrollo, y que se empeñaron en poner luz y proyección a Muxía y al Camino.
Antón Castro, crítico de arte que estuvo hasta hace poco trabajando en el Ministerio de Cultura, postró su atención en la riqueza que encierra el patrimonio inmaterial de Muxía, que la hace singular en el marco europeo. Habló de la cristianización de Muxía a través del asentamiento monacal, vocablo que da nombre al municipio (monxía, mongía, muxía).
Antón Pombo, ex presidete de la AGACS, escritor, periodista y gran estudioso del Camino, nos invitó a ser creativos para poder casar la realidad jacobea con la solución a los problemas de empleo. Nos puso sobre la mesa sus interesantes propuestas y denunció la carencia de un centro de interpretación de la Barca y todo su contexto.
José Antonio de la Riera, presidente de la Asociación Galega de Amigos do Camiño de Santiago dejó bien claro que el Camino de Santiago termina en la catedral y que también es un hecho la existencia en la Edad Media y en la actualidad, de esta Prolongación al Fin del Mundo.
Otro muxián, Manuel Vilar, criado en esta aldea de Santa Mariña, ex directivo de la AGACS, nos adentró en la estrategia que el Camino encierra para el desarrollo local. Su reflexión profundizó en la crisis agraria, la transformación del mundo rural y las oportunidades del turismo cultural. También propuso un nuevo trazado para la senda que conduce a Muxía por el interior y poner en valor la Iglesia de Moraime, antiguo monasterio, que fue en la Edad Media el centro de poder de Costa da Morte. De hecho, los documentos forales que conservamos en Casa de Trillo y que datan desde 1558, están viculados a este monasterio.
El presidente de APTCM, Manuel Pan, abogó por los lugares interpretados, frente a los centros de interpretación, por la calidad en el servicio y en considerar el Camino a Fisterra y Muxía, como un producto, con todas sus consecuencias.
Raquel Carrregal fue la encargada de darnos la visión de la repercusión en la economía de las localidades por las que discurre el Camino. Ella montó el albergue de peregrinos Ultreia en Arzúa, con cafetería incluida.
El hecho de que representantes del Arzobispado de Santiago se desplazaran a Muxía a hablar de peregrinaciones, refleja que la postura de la Iglesia sobre la prolongación no es la misma de hace años. Jenaro Cebrián, delegado de peregrinaciones, habló distendidamente, y en confianza, de su vinculación con la Costa da Morte y de sus percepciones sobre la experiencia espiritual de los peregrinos. El profesor Agís, a su vez miembro de la Archicofradía Universal del Apóstol, explicó los fines de este ente, y reflexionó sobre la vida como camino.
Desde Fuenterroble (Salamanca) se trasladó el Padre Blas, muy conocido por sus peregrinaciones arrieras. Es un gran defensor de la Vía de la Planta, en la que ofrece la casa parroquial como albergue. Nos dejó el mensaje de que la evangelización se puede hacer de múltiples formas. Llevar a los feligreses por los caminos, con sus carros y sus burros, puede ser una expléndida forma de acercarles a Dios. Pidió la comprensión y el apoyo de sus compañeros en la acogida y en el desarrollo de este tipo de actividades. El envite fue acogido por Javier Porro, moderador, y entusiasta de este tipo de interacción con los creyentes, a quien agradecemos especialmente su colaboración en la constitución de esta mesa.
Como complemento a las ponencias, el salón de actos del albergue mostró también la exposición Artesanía en el Camino, en la que pudieron verse las manualidades del lino, el encaje, la olería, muñequería, maquetas, cuero y marquetería.
Agradecemos a Tania que nos haya acompañado estos días y subido la información a la web de la Asociación de Periodistas del Camino.