19 abr. 2012

Original presentación del proyecto "Galicia en Color"

El pasado martes quedó demostrado que desde el fin del mundo también se pueden hacer las cosas bien y de forma original. La Asociación de Turismo de Costa da Morte (Aptcm) presentaba su proyecto Galicia en Color-Red de Reencuentros 10 años después, del que forma parte Casa de Trillo. Se trata, fundamentalmente, de dar las gracias a los miles de voluntarios que, merced a su ayuda, fue posible que la costa recobrase la vida, tras la catástrofe del Prestige.
Sobre las seis de la tarde zarpábamos del muelle fisterrán en un barco de la firma Cruceros Fisterra, con Oliver al frente del timón. A bordo, los alcaldes de Muxía, Fisterra, Camariñas, Zas, Carnota, A Laracha y el teniente de alcalde de Corcubión; el presidente de Aptcm, Manuel Pan; el responsable de la firma representante Coronita en España, el mexicano Martín Orbea, que incluye la iniciativa en el proyecto Save The Beach; María Sande, directora de Comunicación de Begano-Coca Cola; también patrocinadora; un grupo de voluntarios, medios de comunicación, entre otros. A la vez que surcábamos las olas, fue proyectado un magnífico vídeo, al que siguieron los discursos de organizadores y patrocinadores, y la emotiva intervención de Sole Méndez, una voluntaria cacereña que vino a limpiar y se quedó a vivir en Fisterra. No faltaron tampoco unos suculentos pinchos a bordo, preparados en los fogones del restaurante O Centolo, todos a base de productos del mar: empanadas de longueirón y zamburiña, pulpo, salpicón de rape… Como no podía ser de otra forma, todo ello regado en este caso con cerveza Coronita y Coca-Cola. Entre los voluntarios estaban Rustant, de Polonia; Sven Schwebsch, de Alemania; Marisa, de Madrid; Inma, de Barcelona; Pepita, de Muxía, y el polifacético percebeiro-actor Suso Lista, de Corme.
Tras regresar a puerto y darnos un pequeño descanso para esperar a que el sol se muriese en el océano, abandonamos de nuevo el puerto fisterrán, rumbo al faro, que nos esperaba espectacularmente iluminado para la ocasión. Centenares de fotos, captadas por numerosas cámaras, inmortalizaron para siempre el inolvidable momento.