14 ago. 2011

Italia dona un San Miguel a Fisterra

Hoy hemos vivido un bonita y entrañable ceremonia en compañía de nuestro buen amigo Paolo Caucci, pofesor universitario italiano y uno de los principales investigadores del Camino de Santiago de todo el mundo. Allí estaban también la gerente del Xacobeo, Camino Triguero; el alcalde fisterrán José Manuel Traba, entre otros. La iglesia de Santa María das Areas, en Fisterra, sirvió de marco a un acto jacobeo organizado por la Confreternitá di San Giacopo di Compostela, que preside precisamente el profesor e investigador italiano Paolo Caucci, y en el que se llevó a cabo la bendición de la imagen de San Miguel, donada por dicha Cofradía. La villa del Cristo recupera así el culto a dicho santo.
La Confraternitá celebra este año su 30 aniversario. Con tal motivo organizó dos actos. Uno es una peregrinación a pié a Jerusalén, en la que cincuenta personas recorrerán 300 kilómetros por Tierra Santa. Y la otra celebración es la llevada a cabo en Fisterra. La imagen, que preside ya una  de las capillas del templo fisterrano, fue tallada por el artista italiano Reazulli entre los años 1956 y 1964. Desde entonces no quiso venderla, hasta saber donde sería colocada. Una vez que Paolo Caucci le propuso que su destino sería la iglesia de Santa María das Areas, el escultor no dudó en aceptar la propuesta.
De transportar al santo se encargó la catedrática de Español en la Universidad de Perugia Dianella Garbini. Lo hizo, por mar, desde Roma hasta Barcelona, y luego ya por tierra, “vino desde el Adriático para mirar ahora al Atlántico”, comentó. La propia profesora relató la historia que envuelve su devoción por esta imagen: Un sobrino suyo, que se llama Miguel, el mismo día que se venera este santo, salvó en un lago a una persona que se estaba ahogando.
En sus trabajos de investigación, Paolo Caucci descubrió que San Miguel tuvo dedicada una capilla en Fisterra. Explicó el presidente del Centro Italiano Studi Compostellani que en todos los Finisterres europeos -Irlanda, Inglaterra, Francia, España- existe el culto a esta imagen. La idea medieval es que Cristo surge en Oriente con el sol, mientras que su enemigo, el demonio, se encontraba en Occidente, donde cada día se moría el sol. Precisamente, se instauraba el culto a San Miguel en los Finisterres para defender al mundo occidental del diablo.



No hay comentarios: